Las canciones infantiles



Las canciones son composiciones musicales con letras escritas para ser cantadas con la voz humana. Por lo general, son también acompañadas con instrumentos musicales. Tradicionalmente son de versificación poética y pueden ser ampliamente agrupadas de muchas maneras distintas, de acuerdo al criterio usado. Las canciones destinadas al público infantil suelen ser breves, sencillas y repetitivas para su fácil memorización. Muchas de ellas son anónimas y pertenecen al patrimonio colectivo de la comunidad.
CANCIONES DE AQUÍ Y DE ALLÁ
Presentamos aquí un ramillete de melodías inolvidables:


  • Nanas o canciones de cuna
  • Son canciones de ritmo suave y melancólico con que se arrullan a los niños mientras se los mece para ayudarlos a dormir o aliviarlos de algún dolor. Por lo general son breves, con una única estrofa de cuatro versos. En ocasiones, se agregan sucesivas estrofas sin cambiar la melodía. Sus letras refieren al sueño, al estado de sosiego; también a ciertos temores, a la ausencia de la madre o de la cuna.


Arrorró mi niño
Arrorró mi niño

arrorró mi sol,
arrorró pedazo
de mi corazón.

Duérmete mi niño
Duérmete mi niño,
duérmete mi amor;
duérmete pedazo
de mi corazón.

A la nanita, nanita
A la nanita, nanita,

a la nanita de aquel

que llevó el caballo al agua

y lo trajo sin beber.

Este nene lindo
Este nene lindo

se quiere dormir,

y el pícaro sueño

no quiere venir.

Este nene lindo

que nació de noche,

quiere que lo lleven

a pasear en coche.


Canción de cuna para
despertar a un negrito
Nicolás Guillén

Una paloma
cantando pasa:
¡Upa mi negro,
que el sol abrasa!

Ya nadie duerme
ni está en su casa;
ni el cocodrilo
ni la yeguaza,
ni la culebra,
ni la torcaza…
Coco, cacao,
cacho, cachaza,
¡upa, mi negro
que el sol abrasa!

Negrazo, venga
con su negraza.
¡Aire con aire,
que el sol abrasa!
Mire la gente,
llamando pasa;
gente en la calle,
gente en la plaza;
ya nadie queda
que esté en su casa…
Coco, cacao,
cacho, cachaza,
¡upa mi negro,
que el sol abrasa!


§ Canciones de Feliz Cumpleaños

“Cumpleaños feliz” es una canción popular que se canta cuando se celebra cada año la fecha de nacimiento de una persona.


Feliz cumpleaños

(Argentina y Uruguay)

Que los cumplas feliz,

Que los cumplas feliz,

Que los cumplas, (nombre del homenajeado),

Que los cumplas feliz.



Feliz, feliz en tu día…

(España-Argentina)

Feliz, feliz en tu día.

Amiguito, que Dios te bendiga.

Que reine la paz en tu día

y que cumplas muchos más.

Las mañanitas

(México)

Estas son las mañanitas

que cantaba el rey David.

En el día de tu santo

te las cantamos a ti.



Cumpleaños Feliz

(Colombia)

Cumpleaños feliz,

Te deseamos a ti,

Cumpleaños, (nombre del homenajeado),

Cumpleaños feliz.

Que los cumpla feliz,

Que los vuelva a cumplir,

Que los siga cumpliendo,

Hasta el año 3000



Feliz cumpleaños a ti

(México)

Feliz cumpleaños a ti,

Feliz cumpleaños a ti,

Feliz cumpleaños, querido (nombre del homenajeado),

Feliz cumpleaños a ti.

*

§ Rondas y canciones para jugar


Las rondas infantiles son juegos colectivos de los niños que se transmiten por tradición. Tienen la particularidad de ser cantadas formando un círculo o ronda tomados de la mano y girando al compás de la melodía. Muchas de ellas se cantan haciendo mímicas o movimientos que sugiere la letra de la canción.


Antón pirulero

Mientras todos cantan sentados en ronda, cada uno simulará que toca un instrumento cualquiera. En un momento dado el que cumple el rol de director se fijará en uno de los jugadores y se pondrá a interpretar el instrumento que esté tocando este jugador. En ese preciso momento el último jugador debe cambiar de instrumento y tocar el que antes interpretaba el director. Es decir, se intercambiarán los instrumentos. Esta práctica se irá repitiendo hasta que todos los jugadores, menos uno que será el ganador del juego, se hayan equivocado en los cambios que el director provoque.



Antón, Antón, Antón pirulero,

Cada cual, cada cual,

Atiende su juego,

y el que no, y el que no

una prenda tendrá.


Antón pirulero

Mientras todos cantan sentados en ronda, cada uno simulará que toca un instrumento cualquiera. En un momento dado el que cumple el rol de director se fijará en uno de los jugadores y se pondrá a interpretar el instrumento que esté tocando este jugador. En ese preciso momento el último jugador debe cambiar de instrumento y tocar el que antes interpretaba el director. Es decir, se intercambiarán los instrumentos. Esta práctica se irá repitiendo hasta que todos los jugadores, menos uno que será el ganador del juego, se hayan equivocado en los cambios que el director provoque.

Antón, Antón, Antón pirulero,

Cada cual, cada cual,

Atiende su juego,

y el que no, y el que no

una prenda tendrá.


Arroz con leche

Los niños se toman de las manos,

forman un círculo y giran cantando.



Arroz con leche,

me quiero casar

con una señorita

de la capital.





Que sepa coser,

que sepa bordar,

que sepa abrir la puerta

para ir a pasear.



Con ésta sí.

con ésta no,

con esta señorita

me caso yo.



Cásate conmigo

que yo te daré

zapatitos y medias

color café.



La farolera

Los niños forman una ronda con una niña en el medio que hace el papel de farolera. Cantan la canción mientras giran en la ronda. Cuando comienza la estrofa “Alcen las barreras..." la ronda se detiene, se sueltan de la mano y aplauden en alto. La farolera avanza por entre los niños, entrando y saliendo de la ronda. Cuando dice “ánima bendita me arrodillo en vos", se arrodilla frente al niño que pasa a ser farolera /farolero y el juego comienza nuevamente.



La farolera tropezó



y en la calle se cayó



y al pasar por un cuartel



se enamoró de un coronel.

Alcen las barreras



para que pase la farolera.



de la puerta al sol.

Sube la escalera

y enciende el farol.



Y a la medianoche

me puse a contar

y todas las cuentas

me salieron mal.

Dos y dos son cuatro,



cuatro y dos son seis,



seis y dos son ocho



y ocho dieciséis,



y ocho veinticuatro,



y ocho treinta y dos.



Anima bendita,



me arrodillo en vos.

*


Buenos días, su señoría

Dos filas de niños van avanzando alternadamente mientras se preguntan y se responden. Los nombres de los oficios son elegidos por las mismas niñas que participan en el juego y por lo tanto, varían según sus preferencias.



-Buenos días, su señoría.



-Mantantiru-Liru-Lá!



-¿Qué quería su señoría?



-Mantantiru-Liru-Lá!



-Yo quería una de sus hijas,



-Mantantiru-Liru-Lá!



-¿Cuál quería su señoría?



-Mantantiru-Liru-Lá!



-Yo quería a (va el nombre de la niña elegida),



-Mantantiru-Liru-Lá!



¿Y qué oficio le pondremos?



-Mantantiru-Liru-Lá!



-Le pondremos de modista,



-Mantantiru-Liru-Lá!



-Ese oficio no le agrada,



-Mantantiru-Liru-Lá!



-Le podremos de pianista,



-Mantantiru-Liru-Lá!



-Ese oficio no le agrada.



-Mantantiru-Liru-Lá!



-Le pondremos de cocinera.



-Mantantiru-Liru-Lá!



-Ese oficio no le agrada.



-Mantantiru-Liru-Lá!



.............................



-Le pondremos de princesita.



-Mantantiru-Liru-Lá!



Ese oficio sí le agrada,



-Mantantiru-Liru-Lá!



-Celebremos todos juntos.



-Mantantiru-Liru-Lá!





Sobre el puente de Avignón

Los niños bailan la ronda, y al llegar a la parte “hacen así…” se representa la acción de planchar, de coser, etc., con mímica.



Sobre el puente de Avignón,

todos cantan, todos bailan.

Sobre el puente de Avignón,

todos bailan y yo también.

Hacen así, así las costureras,

hacen así, así me gusta a mí.



Sobre el puente de Avignón,

todos cantan, todos bailan.

Sobre el puente de Avignón,

todos bailan y yo también.



Hacen así, así las planchadoras,

hacen así, así me gusta a mí.



Hacen así, así las lavanderas,

hacen así, así me gusta a mí.



….



*
Martín Pescador
Dos niños forman un puente con sus brazos. Ambos seleccionan en secreto un elemento del mismo tema para cada uno. Por ejemplo: tema frutas, uno puede seleccionar manzana y el otro naranja. Los demás deben pasar de a uno y en fila por debajo del puente hasta que el último de la fila queda atrapado entre los brazos de los niños del puente. Mientras la fila sigue su recorrido, cada niño del puente le dirá su elemento al niño atrapado y él deberá elegir uno y colocarse detrás del chico que corresponda. Por ejemplo, si elige naranja, se colocará detrás del niño del puente que corresponde con ese elemento. El juego continúa hasta que todos los niños queden atrapados en el puente, y el lado que más chicos tenga ganará el juego.

Martín Pescador
¿me dejará pasar?
Pasará, pasará
pero el último quedará

Un elefante se balanceaba
Se sientan en ronda con un niño en el centro. Mientras cantan el niño camina como un elefante e irá a buscar a otro niño que se tomará de su cintura y caminará junto él, éste a su vez irá a buscar a otro niño hasta terminar todos formando una ronda de elefantes con el número final de la canción (consensuado antes de comenzar el juego).

Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña,
como veía que resistía fue a buscar a otro elefante…

Dos elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña,
como veían que resistía fueron a buscar a otro elefante...

Tres elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña,
como veían que resistía fueron a buscar a otro elefante…
Cuatro elefantes…
Cinco elefantes…
Etc.

Juguemos en el bosque
Los chicos cantan en ronda y hacen preguntas al “lobo” que está en el centro. El “lobo” va respondiendo hasta que está totalmente listo y … ¡sale a correr a los demás! El primero en ser atrapado pasa a ser el lobo.

Juguemos en el bosque,

mientras el lobo no está.

Juguemos en el bosque,

mientras el lobo no está.

- ¿Lobo está?

- ¡Me estoy poniendo los calzoncillos!




Juguemos en el bosque,

mientras el lobo no está.

Juguemos en el bosque,

mientras el lobo no está.

- ¿Lobo está?

- ¡Me estoy poniendo los pantalones!




Juguemos en el bosque,

mientras el lobo no está.

Juguemos en el bosque,

mientras el lobo no está.

- ¿Lobo está?

– ¡Me estoy poniendo la camiseta!
(…)
- ¿Lobo está?

– ¡Me estoy poniendo la chaqueta!
(…)
- ¿Lobo está?

– ¡Me estoy poniendo los zapatos!
(…)
- ¿Lobo está?

– ¡Me estoy poniendo el sombrero!
*


La Paloma Blanca

Se hace una ronda y se va cantando y dramatizando lo que propone la canción.



Estaba la paloma blanca



sentada en el verde limón,



con el pico cortaba la rama



con la rama le cortaba a la flor.



Ay, ay, ay ¿cuándo veré mi amor?



Me arrodillo a los pies de mi amante,



me levanto constante, constante.



Dame una mano, dame la otra,

dame un besito sobre tu boca.







Daré la media vuelta,



daré la vuelta entera



daré un pasito atrás



haciendo la reverencia.







Pero no, pero no, pero no,



porque me da vergüenza.



Pero sí, pero sí, pero sí,



porque te quiero a ti.


*

Canciones para jugar a la comba o saltar a la soga

Dos jugadores toman una cuerda por sus extremos para dar vueltas. Los demás niños se colocan en fila para ir pasando a saltar en orden, entrando y saliendo de la cuerda sin perder el ritmo de la canción. Mientras que cada uno salta, los demás cantan una canción o dicen una retahíla. Según como sea ésta, se da a la comba un ritmo diferente (balanceo, comba elevada, saltar a dobles). Si uno no salta cuando le toca, pisa o tropieza con la cuerda, cesa el juego y debe pasar a “dar a la comba”.



La tijerita

Soy la tijerita,

que se abre y se cierra.

Yo toco el cielo,

yo toco la tierra,


doy la media vuelta

y salgo para fuera.



Soy la Reina de los mares

Soy la reina de los mares,

¿quién me quiere conocer?

tiro mi pañuelo al agua (deja el pañuelo en el suelo)

y lo vuelvo a recoger (lo recoge).

Pañuelito, pañuelito,

¿quién te pudiera tener?

guardadito en el bolsillo (lo guarda),

como un pliego de papel.



Al pasar la barca

Al pasar la barca,

me dijo el barquero:

las niñas bonitas,

no pagan dinero.

Yo no soy bonita,

Ni lo quiero ser,

Arriba la barca,

Una, dos y tres.

*

Rimas de sorteo

Se trata de rimas o breves canciones que se emplean a la hora de sortear el turno de acción en un juego, cierto orden de las actividades o bien, para decidir el que empieza a jugar. Mientras se recita, se suele pronunciar una sílaba por vez hasta finalizar el texto señalando con el dedo al niño que va a ser sorteado. De este modo, los niños aceptan sin peleas, cual destino inevitable, lo que depara el sorteo.



Ta te tí



suerte para mí,



si no es para mí



será para ti,



ta te ti…

*



En la casa de Andrés todos cuentan hasta tres.



Uno, dos y tres.



*



En la casa de Francisco todos cuentan hasta cinco.



Uno, dos, tres, cuatro y cinco.



*



En la casa de Pinocho todos cuentan hasta ocho:



Pin uno, pin dos, pin tres, pin cuatro, pin cinco, pin seis, pin siete, pin ocho.



*



En la casa de Blancanieves todos cuentan hasta 9



Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve.



*



La gallina papanata puso un huevo en la canasta.



Puso uno, puso dos, puso tres, puso cuatro,



puso cinco, puso seis, puso siete, puso ocho.



Me despiertan a las ocho



con un mate y un bizcocho



*



Pata Sucia fue a la feria



a comprar un par de medias.



Como medias no había,



Pata Sucia se reía,



ja, je, ji, jo, ju,



¡Pata Sucia eres tú!



*



A-pe-tén-sen-vén



Tucu-mán-len-chí



A-mamá-sur-tí



guri-guri-car-chí



*

Uno-do-li-tuá



de-la-li-men-tuá



oso-fete-colo-rete



uno-do-li-tuá.

***
  • Canciones que son cuentos

Se trata de relatos en versos que cuentan historias que fueron transmitidas “de boca en boca”. Cuando los niños escuchan o leen estas canciones siguen atentos el argumento y se interesan mucho por el desenlace. Por consecuencia en estas canciones lo que se narra predomina sobre el aspecto rítmico o musical.








Mambrú se fue a la guerra



Mambrú se fue a la guerra,



chiribín, chiribín, chin,chin,



Mambrú se fue a la guerra,



no sé cuando vendrá.



Ajajá, Ajajá,

no sé cuando vendrá.



Vendrá para la Pascua,



chiribín, chiribín, chin,chin,



vendrá para la Pascua,



o para Trinidad.



Ajajá, Ajajá,

o por la Trinidad.



La Trinidad se pasa,



chiribín, chiribín, chin,chin,



la Trinidad se pasa,



Mambrú no vuelve más



Ajajá, Ajajá,

Mambrú no vuelve más.



Mambrú se ha muerto en guerra,



chiribín, chiribín, chin,chin,



Mambrú se ha muerto en guerra,

lo llevan a enterrar.



Ajajá, Ajajá,

lo llevan a enterrar.


Con cuatro oficiales,

Chiribín, chiribín, chin, chin,

con cuatro oficiales

y un cura sacristán.

Ajajá, Ajajá,

y un cura sacristán.


Arriba de la tumba,

Chiribín, chiribín, chin, chin,

Arriba de la tumba

un pajarito va.

Ajajá, Ajajá,

un pajarito va.



Se me ha perdido una niña



Se me ha perdido una niña,



cataplín, cataplín, cataplero,



se me ha perdido una niña



en el fondo del jardín.



Yo se la he encontrado,



cataplín, cataplín, cataplero



yo se la he encontrado



en el fondo del jardín.



Haga el favor de entregarla



cataplín, cataplín, cataplero



haga el favor de entregarla,



del fondo del jardín.



¿En qué quiere que la traiga,



cataplín, cataplín, cataplero



en que quiere que la traiga



del fondo de jardín?



Tráigamela en sillita,



cataplín, cataplín, cataplero



tráigamela en sillita,



del fondo del jardín.



Aquí la traigo en sillita,



cataplín, cataplín, cataplero



aquí la traigo en sillita,



del fondo del jardín.



La Catalina



Estaba la Catalina

sentada bajo un laurel,

mirando la frescura

de las aguas al caer.



De pronto pasó un soldado

y lo hizo detener.

-Deténgase usted, soldado,

que una pregunta le quiero hacer.



- ¿Usted ha visto a mi marido

en la guerra que usted fue?

-Yo no he visto a su marido,

ni tampoco sé quien es.



-Mi marido es alto y rubio,

muy gallardo y muy cortés,

y en la punta de su espada

lleva escrito San Andrés.



-Por los datos que me ha dado,

su marido muerto es.

Y me ha dejado dicho

que me case con usted.



- Siete años lo he esperado

y otros siete esperaré.


Si a los catorce no regresa

a un convento yo entraré.



A mis dos hijas mujeres

conmigo las llevaré.

Y a mis dos hijos varones

a la patria los daré.



- ¡Catalina, amada mía,

Catalina, mi mujer!

¡Estás hablando con tu marido

que no supiste reconocer!


La tortuga manuelita

María Elena Walsh



Manuelita vivía en Pehuajó



pero un día se marchó.



Nadie supo bien por qué



a París ella se fue



un poquito caminando



y otro poquitito a pie.







Manuelita, Manuelita,



Manuelita dónde vas



con tu traje de malaquita



y tu paso tan audaz.







Manuelita una vez se enamoró



de un tortugo que pasó.



Dijo: ¿Qué podré yo hacer?



Vieja no me va a querer.



En Europa y con paciencia



me podrán embellecer.







En la tintorería de París



la pintaron con barniz.



La plancharon en francés



del derecho y del revés.



Le pusieron peluquita



y botines en los pies.







Tantos años tardó



en cruzar el mar



que allí se volvió a arrugar



y por eso regresó



vieja como se marchó



a buscar a su tortugo



que la espera en Pehuajo.

*

La canción de la vacuna



María Elena Walsh



Había una vez un bru,

un brujito en Gulubú



a toda la población



embrujaba sin ton ni son.







Pero un día llegó el Doctorrrr



manejando un cuatrimotorrrr



¿Y saben lo que pasó?







¿No?



Todas las brujerías



del brujito de Gulubú



se curaron con la vacú



con la vacunaluna lunalú.







La vaca de Gulubú



no podía decir ni mú.



El brujito la embrujó



y la vaca se enmudeció.







Pero entonces llegó el Doctorrrr



manejando un cuatrimotorrrr



¿Y saben lo que pasó?







¿No?



Todas las brujerías



del brujito de Gulubú



se curaron con la vacú



con la vacuna luna luna lú.







Los chicos eran todos muy bu,



burros todos en Gulubú.



Se olvidaban la lección



o sufrían de sarampión.







Pero un día llegó el Doctorrrr



manejando un cuatrimotorrrr



¿Y saben lo que pasó?







¿No?



Todas las brujerías



del brujito de Gulubú



se curaron con la vacú



con la vacuna luna luna lú.







Ha sido el brujito el ú,



uno y único en Gulubú



que lloró, pateó y mordió



cuando el médico lo pinchó.







Y después se marchó el Doctorrrr



manejando un cuatrimotorrrr



¿Y saben lo que pasó?







¿No?



Todas las brujerías



del brujito de Gulubú



se curaron con la vacú



con la vacuna luna luna lú.





El show del perro salchicha**

María Elena Walsh



Perro Salchicha, gordo bachicha,



toma solcito a la orilla del mar.



Tiene sombrero de marinero



y en vez de traje se puso collar.







Una gaviota medio marmota,



bizca y con cara de preocupación



viene planeando, mira buscando



el desayuno para su pichón.







Pronto aterriza porque divisa



un bicho gordo como un salchichón.



Dice “qué rico” y abriendo el pico



pesca al perrito como un camarón.









Perro salchicha con calma chicha



en helicóptero cree volar.



La pajarraca, cómo lo hamaca



entre las nubes y arriba del mar.







Así lo lleva hasta la cueva



donde el pichón se cansó de esperar.



Pone en el plato liebre por gato,



cosa que a todos nos puede pasar.







El pichón pía con energía,



dice: –Mamá, te ha fallado el radar;



el desayuno es muy perruno,



cuando lo pico se pone a ladrar.







Doña Gaviota va y se alborota,



Perro Salchicha un mordisco le da.



En la pelea, qué cosa fea,



vuelan las plumas de aquí para allá.







Doña Gaviota: ojo en compota.



Perro Salchicha con más de un chichón.



Así termina la tremolina,



espero que servirá de lección:







El que se vaya para la playa



que desconfíe de un viaje en avión,



y sobre todo haga de modo



que no lo tomen por un camarón.

  • Canciones recreativas para cantar en salidas grupales

Se trata de canciones populares y anónimas que suelen cantarse en paseos, excursiones, subidos a un micro, en caminatas o en un fogón durante un campamento. Tienen una estructura que se repite y en cada estrofa se introduce una variación.

Hay un hoyo, en el fondo de la mar.
Es una canción encadenada en la que cada estrofa se acumula un elemento nuevo.

Hay un hoyo, en el fondo de la mar.
Hay un hoyo, en el fondo de la mar
Hay un hoyo, hay un hoyo
Hay un hoyo en el fondo de la mar.

Hay un palo, en el hoyo en el fondo de la mar.
Hay un palo, en el hoyo en el fondo de la mar
Hay un palo, hay un palo
Hay un palo, en el hoyo en el fondo de la mar.

Hay un nudo, en el palo, en el hoyo en el fondo de la mar.
Hay un nudo, en el palo, en el hoyo en el fondo de la mar.
Hay un nudo, hay un nudo,
Hay un nudo, en el palo, en el hoyo en el fondo de la mar.

Hay un sapo en el nudo en el palo en el fondo de la mar.
Hay un sapo en el nudo en el palo en el fondo de la mar
Hay un sapo, hay un sapo,
Hay un sapo en el palo en el hoyo en el fondo de la mar.

Hay dos ojos...
Hay dos manchas...
Hay dos pulgas...

Un kilómetro a pie
En cada estrofa se modifica sólo una palabra.

Un kilómetro a pie ya hice, ya hice,

un kilómetro a pie ya hice con mis pies,

1, 2, 3....

Dos kilómetros a pie, ya hice, ya hice,

dos kilómetros a pie ya hice con mis pies,

1, 2, 3....

Y así se van agregando poco a poco los números


El burro enfermo
A partir de un elemento se suman otros, reiterándose cada nuevo elemento.

A mi burro, a mi burro
le duele la cabeza,
el médico la ha dado
Una gorrita gruesa
¿Una gorrita gruesa?
Mi burro enfermo está.

A mi burro, a mi burro
le duele la garganta,
el médico le ha dado
una bufanda blanca.
¿Una gorrita gruesa?
¿Una bufanda blanca?
Mi burro enfermo está.

A mi burro, a mi burro
le duelen la patita,
el médico le ha dicho
que coma papas fritas.
¿Una gorrita gruesa?
¿Una bufanda blanca?
¿Qué coma papas fritas?
Mi burro enfermo está.

A mi burro, a mi burro,
le duele la nariz,
el médico le ha dado
granito de maíz.
¿Una gorrita gruesa?
¿Una bufanda blanca?
¿Qué coma papas fritas?
¿Granito de maíz?
Mi burro enfermo está.

A mi burro, a mi burro,
le duele las orejas,
el médico le ha dado
una lata de arvejas.
¿Una gorrita gruesa?
¿Una bufanda blanca?
¿Qué coma papas fritas?
¿Granito de maíz?
¿Una lata de arvejas?
Mi burro enfermo está.
A mi burro, a mi burro
le duele el corazón
el médico le ha dado
jarabe de limón.
¿Una gorrita gruesa?
¿Una bufanda blanca?
¿Qué coma papas fritas?
¿Granito de maíz?
¿Una lata de arvejas?
¿Jarabe de limón?
Mi burro enfermo está.

A mi burro, a mi burro
le duele el hociquito
el médico le ha dicho
que corra despacito.
¿Una gorrita gruesa?
¿Una bufanda blanca?
¿Qué coma papas fritas?
¿Granito de maíz?
¿Una lata de arvejas?
¿Jarabe de limón?
¿Qué corra despacito?
Mi burro enfermo está.

A mi burro, a mi burro
le duelen las rodilla
el médico le ha dicho
que tome tres pastillas.
¿Una gorrita gruesa?
¿Una bufanda blanca?
¿Qué coma papas fritas?
¿Granito de maíz?
¿Una lata de arvejas?
¿Jarabe de limón?
¿Qué corra despacito?
¿Qué tome tres pastillas?
Mi burro enfermo está.

A mi burro, a mi burro
ya no le duele nada
el médico le ha dado
un plato de ensalada.
¿Una gorrita gruesa?
¿Una bufanda blanca?
¿Qué coma papas fritas?
¿Granito de maíz?
¿Una lata de arvejas?
¿Jarabe de limón?
¿Qué corra despacito?
¿Qué tome tres pastillas?
¿Un plato de ensalada?
Mi burro enfermo está.

A mi burro, a mi burro
Mi burro ya está sano.
el médico lo saluda
dándole la mano.
¿Una gorrita gruesa?
¿Una bufanda blanca?
¿Qué coma papas fritas?
¿Granito de maíz?
¿Una lata de arvejas?
¿Jarabe de limón?
¿Qué corra despacito?
¿Qué tome tres pastillas?
¿Un plato de ensalada?
¿Dándole la mano?
¡Mi burro sano está!
*

§ Canciones que acompañan algunas rutinas

Se trata de canciones muy breves y sencillas que son entonadas en distintos momentos de las actividades del Jardín.

Canciones para saludar
Cuando vengo ligerito

de mi casa

hacia el jardín

traigo un grillo en el bolsillo

que me canta siempre así

criqui, criqui.

Buenas días señorita

buenas días mi jardín

buenas días amiguitos

otra vez estoy aquí

criqui, criqui.
*
Olas que vienen,
Olas que van.
Hola chicos
¿Cómo les va?
*
Patatín, patatín, patatero,
¡hola chicos! ¿cómo les va?
*
Por este caminito alegre y saltarín

Por este caminito nos vamos del jardín
Adiós mi señorita. adiós lindo jardín

Mañana volveremos, tachín, tachín, tachín.
Taaaaaaachín!
*
Caminando ligerito
ya nos vamos del jardín (palmas)

y mañana tempranito
volveremos a venir (palmas)

Señoritas
esperen nos aquí

que mañana por la tarde
volveremos a venir.

Canciones para hacer silencio


La lechuza,
la lechuza
hace shhh,
hace shhh.
Todos calladitos
como la lechuza
que hace shhh,
que hace shhh.


Levanto una mano,
levanto la otra,
hago un moño grande
y me pongo en la boca.

Canciones para ordenar
A guardar, a guardar
Cada cosa en su lugar.
Despacito y sin romper
que mañana hay que volver.

Guardando, guardando
yo voy a ordenar
poniendo cada cosa
en su lugar.
*

Para que el docente pueda seleccionar y compartir canciones con los niños es preciso reconocer que él mismo como lector debe leer y escuchar canciones, frecuentarlas, consustanciarse con la musicalidad del lenguaje, definir preferencias, temas, construcciones de imágenes… Sólo así podrá orientar a los niños en el proceso de apreciar la belleza de la palabra cantada y promover el interés de explorar ese universo.